domingo, 27 de marzo de 2016

Magia en las Distintas Fases de la Luna Menguante


Hace un tiempo hicimos un post sobre la magia que se realiza en Luna Menguante llamado Los Secretos de la Luna Menguante. Y resumiendo mucho, explicábamos que en la fase de Luna Menguante hacemos trabajos para alejar, desterrar, disminuir y magia defensiva.

Pero si sois personas que acostumbráis a mirar al cielo, y estoy segurísima de que así es porque si no, no estaríais leyendo este blog, observaréis que a lo largo de toda la fase menguante, la luna pasa por diversos tamaños. Si bien en general la magia que realizamos en menguante es la que expliqué en el post al que os he hecho referencia, sí podemos tener en cuenta la mayor o menor luminosidad de la luna para reforzar en mayor o menor grado nuestros conjuros, hechizos y trabajos mágicos en general. Pero quiero recalcar que el tipo de magia que hacemos es de alejar y desprendernos de todo aquello que ya no nos sirve.



Nada más pasar la luna llena, pasamos a la fase llamada Gibosa menguante:



De 3 a 7 días después de la luna llena. La luna presenta todavía una gran parte luminosa parecida a una joroba, por eso recibe el nombre de gibosa, pero ya apreciamos como su luz comienza a menguar. A medida que la luna se acerca a su fase oscura, su potencia decreciente crece. Así, mientras va pasando por las fases de gibosa menguante, cuarto menguante y luna menguante, se vuelve más poderosa al decrecer energías. Para rituales que no requieren de mucha fuerza, la fase de gibosa menguante es más apropiada porque no requiere de mucha energía para tener éxito. Es un tiempo de reposo, donde se recomienda el descanso y es momento de meditar pues nos acercamos a la Luna Oscura, para nuestro encuentro con Hékate, con la Madre Anciana.

Es tiempo de practicar magia que tiene que ver con arreglar conflictos familiares, con amistades, terminar relaciones que nos perjudican, dejar a un lado viejas formas de pensar, tomar decisiones y agradecimiento por lo obtenido y logrado en fases lunares anteriores.

La luna es visible durante gran parte de la noche y comienzo de la mañana.


Cuarto Menguante


De 7 a 10 días después de la luna llena. La luna aparece en el cielo a media noche y se oculta a mediodía.

Momento de cerrar temas pendientes, terminar cosas que ya no deseamos en nuestra vida. Es un momento de equilibrio. Las energías se mantienen entre la luz y la oscuridad por lo que meditaremos sobre qué deseamos para el siguiente aspecto de la luna, su fase de luna menguante. Es una época perfecta para cerrar temas pendientes, todo aquello que nos cuesta concluir. Por ejemplo hacer un hechizo para que un asunto legal que se ha prolongado en el tiempo termine. Es un momento de pensar en proyectos nuevos, pero ¡ojo! no para empezarlos todavía. Eso lo dejamos para la luna creciente.

Es un tiempo muy adecuado para hacer mudanzas. Igualmente, todo lo que cortemos en esta fase crecerá con más fuerza.

La luna aparece en el cielo a medianoche, alcanza su cénit a las 6 de la mañana y se oculta a medio día. Esta fase lunar corresponde al periodo de días durante el cual es posible observar la luna en el cielo durante las horas de la mañana.


Luna Menguante


Rituales para desterrar y terminar lo que ya no deseamos en nuestra vida. Hablamos de una magia mucho más fuerte y poderosa, por ejemplo librarte de personas que quieren hacerte mal o defendernos de brujerías, para sanación (echar la enfermedad) y todo aquello que se resiste a marcharse y que no deseamos más. Son rituales que llevan mucha más fuerza, energía y poder porque esta fase está más próxima a la luna nueva y porta consigo una gran parte de su energía de disminución y decrecimiento, precisamente las energías que necesitamos para cortar o deshacer lo que ya no sirve.

Limpiezas energéticas de personas, de casas, de negocios, oficinas... Rituales para destierro, eliminación de problemas financieros, relaciones tóxicas, para sanación, superación, vender propiedades, ruptura de maldiciones o hacerlas, magia defensiva, quitar mal de ojo, devolver el daño…

En esta fase, la luna menguante tiene la apariencia de una pequeña guadaña. Como nada es por casualidad, y teniendo en cuenta la gran importancia para la magia de las ondas de forma, cortaremos o segaremos todo aquello que ya no nos sirve.

La luna menguante aparece en el cielo en las horas de la madrugada, hacia el este y es visible de mañana.


Recomiendo que miréis el cielo pues siempre guarda grandes sorpresas pero si está nublado existen apps para smart phones muy interesantes que nos permiten saber en qué fase precisa estamos, sobre todo para esos largos días nublados de invierno. Yo os recomiendo ésta: Fases de la Luna, de Universe Today. 

Es una aplicación que utiliza la simulación de la superficie lunar creada por la NASA Lunar Reconnaissance Mission y está disponible para Android y iPhone. 



* Pido disculpas a todas las personas que me escriben y a las que lamentablemente no puedo responder por falta de tiempo y recursos humanos. Os invito a que si queréis preguntarme algo lo hagáis como comentario en los posts donde responderé preguntas generales que puedan traer información valiosa para todos los lectores del blog. Muchas gracias a todos.


viernes, 25 de marzo de 2016

¡Feliz Primavera!

Os deseo unos felices y tranquilos días de comienzo de primavera con una ilustración de la maravillosa Wendy Andrew.


http://www.paintingdreams.co.uk/

La liebre es un animal íntimamente asociado a la brujería. En silencio,  recorren el campo mirando hacia la luna. De repente se paran y quietas se yerguen sobre sus dos patas para contemplarla... La gente sabe que las liebres son brujas que han cambiado de forma para pasar desapercibidas. 

domingo, 13 de marzo de 2016

Qué es un ritual



Un ritual es un acto que se repite de forma periódica donde para llevarlo a cabo se siguen una serie de pasos. El ritual es siempre un tránsito, es decir, pasamos de un estado actual de las cosas a otro. Y normalmente hacemos rituales para cambiar situaciones que no nos satisfacen.

Esta capacidad de la magia y de la brujería para cambiar las cosas es algo muy mal visto por las religiones monoteístas. Consideran que hacer magia o consultar diversas mancias es algo terrible, un “pecado” contra Dios. Desde el punto de vista de estas religiones es comprensible que condenen la magia y la brujería ya que éstas suponen valiosísimas herramientas de las que dispone el hombre para ejercer su propio poder pero sobre todo porque ese poder inherente al hombre molesta a la Iglesia, hablando ahora del monoteísmo que sufrimos en Occidente. La Iglesia y en general todos los monoteísmos hablan de un Dios poderoso y justiciero que nos vigila y que nos castiga pues los hombres, ante sus ojos, siempre actuamos mal. La única persona que nos puede “salvar” es el intermediario entre la divinidad y el ser humano, es decir, el sacerdote. Así que dejar al ser humano la capacidad de hablar con la divinidad y cambiar el estado de las cosas es lógicamente una pérdida del poder terrenal para estas poderosas instituciones.

Como bruja entiendo que en el Universo existe el libre albedrío y que las personas no solamente tiene la capacidad de cambiar las cosas sino que tiene la responsabilidad de cambiar su destino.

Para ejercer la brujería hace falta mucho conocimiento y práctica. Quien practica la brujería la encuentra, para bien y para mal y es por ello que ese poder lo ejerzamos con conciencia ya que nunca es un juego.

Para cambiar las cosas recurrimos a los rituales, sean éstos más o menos elaborados. Como he explicado en diversas ocasiones, en brujería del cerco el ritual es poco elaborado y se recurre a una magia sencilla, sobre todo la magia simpática y la magia de la Tierra. Pero en todo ritual, sea éste elaborado o poco elaborado hay una serie de pasos básicos que debemos tener en cuenta. Así, para realizar un ritual tendremos en cuenta estos pasos:
  • Motivación u objetivo. Siempre que hacemos brujería la hacemos por una razón. Queremos obtener un resultado, cambiar de un estado a otro.
  • Escuchar. Saber escucharnos a nosotros mismos (nuestra mente y nuestro corazón) y descubrir qué queremos cambiar. Y si vamos a ayudar a alguien, saber escucharle también con el corazón. Y en base a lo que escuchemos, escuchar nuestra tradición para saber cómo actuar.
  • Ser osados. Las brujas somos inconformistas. Sabemos que una situación puede cambiar y siempre investigamos formas de conseguirlo.
  • Visualizar el objetivo.
  • Callar sobre lo que hacemos y cómo lo hacemos. Cuando contamos a los demás lo que hacemos, dejamos que las energías de la gente influyan sobre lo que hacemos, cambiando el resultado y probablemente alejándolo del objetivo para el cual había sido diseñado.

-   



-      El brujo, atendiendo a su tradición, elaborará el ritual teniendo en cuenta el objetivo para el que se trabaja. Si bien en el ritual siempre han de estar presentes los cuatro elementos, otros ya dependen de la tradición del brujo así que podemos ver en un ritual objetos como el caldero, la daga, la representación de un dios o diosa,  minerales, varas mágicas, etc. Como he dicho, cada tradición tiene sus objetos y actos mágicos propios.

En las prácticas paganas la liturgia del ritual suele estar sujeta a la improvisación, pero en cambio en otros cultos así como por ejemplo en la magia ceremonial, los pasos a seguir están absolutamente delimitados y han de seguirse de forma minuciosa y exacta.

El acto mágico o ritual implica una interacción directa con el mundo de los espíritus. El brujo tiene la capacidad de cambiar la realidad ayudado por esas fuerzas. En el caso de la Brujería del cerco la interacción se realiza con las hadas, que son espíritus de la naturaleza asociados a la Madre Tierra y al territorio en el que vivimos, con los Ancestros y en momentos puntuales con los espíritus de los difuntos.


domingo, 20 de diciembre de 2015

Magia del Solsticio de invierno



Os doy una sencilla y efectiva receta para trabajar estos días la magia del solsticio de invierno, un tiempo de invocación a la luz donde el sol vuelve a nacer y por tanto, todos aquellos deseos y proyectos que queréis que nazcan con el sol nuevo.

Como hemos hablado en otras ocasiones, las fiestas asociadas al Solsticio de invierno son innumerables a lo largo del mundo. El cristianismo convirtió estas fiestas en la Navidad hablando del nacimiento del Cristo que no es más que un mito relacionado con el nacimiento del Sol en el Solsticio invernal. Además de un mito agrícola. Podéis buscar bibliografía asociada y os asombraréis.

Antes de la llegada del cristianismo, en las fiestas populares cercanas al solsticio y en otras fechas clave, se realizaban por todo el planeta bailes y ritos relacionados con la agricultura y la ganadería, semejantes a los que se realizaban en el Paleolítico dentro de las cuevas, santuarios de magia sabiamente utilizados por nuestros antepasados.

Son rituales de carácter mágico destinados a lograr la multiplicación de los ganados y la obtención de cosechas abundantes y agradecimiento a las fuerzas de la naturaleza de los dones recibidos. Todas estas fiestas estaban relacionadas en sus inicios con el culto a la vegetación y a los árboles, actos que se relacionaban con un carácter ritual y no lúdico, provenientes de un conocimiento antiquísimo que sabía que con este tipo de actos atraían la buena suerte y rechazaban las energías dañinas. Con aquellos movimientos, pasos y construcciones realizaban magia simpática.

Por poner un ejemplo: en algunas festividades agrícolas en Turingia, Alemania, las mujeres saltaban lo más alto posible para hacer crecer el cáñamo, hechiceros y sacerdotes de tribus africanas daban saltos muy altos para indicar al grano la altura a la que querían que creciese. Los vascos, en ciertos bailes folklóricos, dan puntapiés altísimos con el mismo fin.


En el Solsticio de invierno nace de nuevo el Sol así que haremos magia simpática para ayudarle en su transcurrir por el astral, que ilumine nuestros recién nacidos proyectos y provocar que éstos nazcan con el triunfo asegurado. Los damos fuerza y buenos auspicios en su nacimiento y para ello les indicamos qué queremos o necesitamos exactamente. Hemos de ser siempre, en magia, claros y concisos, no divagar a la hora de hacer una petición.

¿Sabíais que en numerosas zonas de España se pensaba que en Nochebuena los árboles se preñaban? En los itinerarios nocturnos de la Nochebuena, los aguinaldos y demás procesiones ruidosas, se sale a los huertos cercanos tocando cencerros, panderetas, zambombas y otros instrumentos delante de los árboles, con la creencia de que el árbol donde se tocan estos instrumentos dará buenos frutos los meses venideros. Igualmente, se camina por las noches en grupo haciendo mucho ruido, mucha música y mucha fiesta con el fin de despertar a la vegetación dormida y hacer que la vida regrese junto con el sol naciente. Nuestros proyectos, deseos y sueños son como esos frutos dormidos.



Idea para magia del Solsticio de invierno
Vas a necesitar:
  • Varios trozos de papel, a ser posible de cartulina donde escribiréis vuestros deseos para el nuevo ciclo.
  • Lapicero
  • Velas naranjas (una por cada deseo)
  • Aceite de atracción para ungir las velas. (Si no tenéis aceites específicos, para la atracción os sirve el aceite de girasol) y también espolvorear canela para obtener un mejor resultado.
  • Incienso de atracción. Si no tenéis, podéis usar incienso de canela o mirra.
  • Una cajita de madera
  • Un lazo, cordel o trozo de lana color rojo.

Escribe en cada trozo de cartulina un deseo. Dibuja un símbolo asociado al deseo justo encima del deseo escrito, es magia simpática. A cada deseo le corresponde una vela naranja. Enciende el incienso, unge la vela con el aceite, ya sabéis, para atraer, desde el extremo hacia el centro de la vela. Y espolvorea la canela. Enciende las velas con orientación este, dirección cardinal donde nace el sol.

Enciendo esta vela para (escribir el deseo). Así sea. 

Y así con cada deseo. Es importante que sientas que ya tienes ese deseo en tu vida, se ha hecho realidad. Medita un rato con cada vela que enciendes y cada deseo.

Una vez has terminado, haz ruido y música, visualiza al sol naciendo con fuerza y trayendo consigo las promesas de lo que será. Celebra y se feliz.

Una vez las velas se han extinguido, coge cada pieza de cartulina y ata el cordel rojo terminando con un nudo a cada cartulina. Finalmente, guarda los papeles dentro de la cajita de madera y coloca ésta debajo de tu cama hasta el próximo Solsticio de invierno.

Puedes hacer alguna variante según tu tradición. Esto es solo una sugerencia.

¡Feliz Solsticio!

* El Solsticio de invierno en el hemisferio norte es el 22.12.15, a las 04:48 horas.
En el hemisferio sur comienza el solsticio de verano el 22.12.15 a las 04:48 horas. 



domingo, 13 de diciembre de 2015

Una curiosa anécdota personal


Hoy quiero contarles algo que me sucedió hace pocos días aunque el origen de la historia se remonta atrás en el tiempo.

El invierno pasado me compré unas botas marrones con cremallera a ambos lados que me gustaban muchísimo y solía utilizar de forma habitual, pero lamentablemente un mal día vi que una de las cremalleras laterales, de adorno, se había abierto y todo un lado de la bota quedaba caído haciendo la bota inservible. Las llevé al zapatero y el presupuesto que me daban para arreglar la bota era más elevado que su precio por lo que no merecía la pena arreglarlas.

Recuerdo que me dio pena y a la hora de tirarlas no me decidí a hacerlo pensando que quizá me animase a buscar un remedio más adelante así que las bajé al sótano y allí quedaron guardadas en su caja, esperando quizá un momento mejor. Incluso personas cercanas a mi fueron testigo de lo sucedido ya que  trataron de arreglármelas, sin éxito.

Como era pleno invierno, hube de comprarme otras botas pues aquí hace mucho frío y no puedo estar sin ellas. Pero las que me compré no me gustaron tanto como aquellas que se rompieron y eso que busqué y busqué algunas parecidas.

Hace unos días me acordé de ellas y pensé: "qué rabia, con lo que me gustaban aquellas botas, qué pena que se me rompiesen sin apenas haberlas usado". Se da la circunstancia que como bruja, estoy trabajando estos días con unas cosas que tienen que ver con el mundo de las hadas y de los duendes. Como he contado en numerosas ocasiones, no creo en dioses pero si en la Madre Tierra, en el poder del Sol y en la existencia de los elementales, las hadas y los duendes, a los que cuido, respeto y amo.

Hace un par de días bajé al sótano a buscar unas cosas y al remover unos trastos vi la caja con las botas. Recuerdo que pensé: “vaya, siguen aquí. Debería de tirarlas a la basura porque aquí solo ocupan espacio”. Así que las cogí y las subí a la casa. Quise mirarlas antes de tirarlas y cuál es mi sorpresa, al abrir la caja, que las botas estaban perfectas, sin ningún desperfecto. La cremallera rota estaba perfectamente arreglada y las botas nuevas, listas para ser usadas. Como será que el viernes pasado me las puse y me invadió una gran felicidad. Algunas personas que vieron que estaban rotas, no daban crédito pues recordaban perfectamente el mal estado de las mismas.

Nadie ha podido bajar a ese sótano pues nadie tiene acceso a él.



Empecé a pensar que era imposible. Nadie podía haberlas arreglado, pero curiosamente me vino a la cabeza el famoso cuento de “Los duendes y el zapatero” y revisando la literatura y las tradiciones que existen al respecto, parece ser que es algo más que un cuentecillo y, efectivamente, existen unos espíritus vinculados al mundo natural, que en ocasiones arreglan cosas…

Es extensísima la bibliografía que habla de la presencia de duendes y seres vinculados a las granjas y hogares que ayudaban en las tareas domésticas antes de la llegada del siglo XIX. Parece ser que a partir de la Ilustración, que llegó a finales del siglo XVII, la presencia de estos duendes y espíritus del hogar fue desapareciendo de forma estrepitosa. La Ilustración, a mi modo de ver, fue una catástrofe absoluta pues junto con el cristianismo, ayudó a la ruptura del pensamiento mágico, del vínculo sagrado entre los seres humanos y la naturaleza. La razón humana, sin espíritu, es un monstruo que destruye la naturaleza y al propio ser humano.

Pero volviendo a aquellos tiempos maravillosos donde los duendes y las hadas convivían con nosotros, podemos citar dos pasajes deliciosos que nos hablan de la presencia de estos amables seres.

John Brand, Ministro de la Iglesia de Escocia, escribía en 1.703: Hace cuarenta o cincuenta años, todas las familias, o casi, tenían un brownie o un demonio al que llamaban así, y que se ponía al servicio de los que le hacían sacrificios a cambio de sus cuidados. Cada familia tenía antaño su demonio o genio.

El folklorista bretón François-Marie Luzel tuvo ocasión, en la segunda mitad del siglo XIX, de conocer en Landernau a una anciana originaria de Roscoff, Marie Cocagn, que le contó los recuerdos de su infancia acunada por la presencia benévola de los lutins, otro de los innumerables nombres que reciben estos mágicos seres:


Los lutins, antaño, frecuentaban habitualmente las casas de nuestros padres, que tenían hacia ellos mil atenciones, por las que, por otra parte, eran bien recompensados con los servicios que les prestaban esos hombrecitos. Durante el día estaban por lo general en los desvanes de las casas o en los graneros de los establos; por la noche, cuando todo el mundo estaba acostado, salían de sus escondrijos, iban a calentarse sobre la piedra del hogar y comían su parte de la comida de la familia, que nunca se olvidaba dejar a su disposición, como una tortilla de trigo sarraceno, un poco de tocino, coles cocidas y mondaduras de patatas y zanahorias, un cuenco de leche tibia, etc. Después se ponían manos a la obra, barrían la casa, frotaban los muebles, colocaban en su lugar los recipientes y otros utensilios de la casa dejados en desorden, llenaban las ollas y las tinas de agua fresca, y hacían otros pequeños servicios.

¿A usted alguna vez no se le ha arreglado mágicamente algo que daba por estropeado?


miércoles, 18 de noviembre de 2015

Perchta, la Resplandeciente



Perchta es un espíritu que podemos encontrar de diferentes maneras en la mitología germánica y eslava. Podría provenir de una asimilación de sustratos celtas de la diosa germánica Frigg. Se correspondería con la figura de Frau Holle (Dama Holda), de las regiones centro alemanas. Su nombre proviene del Antiguo Alto Alemán donde su nombre significaría “la Resplandeciente”. Escribir sobre Percht/Perchta daría para un extenso estudio pero resumiré las características más importantes.

Como ya expliqué en su día, en mi tradición no tenemos dioses pero sí reconocemos a los espíritus, tanto de la naturaleza como de los difuntos, fuerzas que habitan el territorio y que recorren los caminos secretos cuando se pone el sol. Así por tanto, Perchta es referida en numerosos textos como una diosa, en cambio en otros, la mayoría textos alemanes, es referida como Espíritu o Weibliche Gestalt, figura femenina. De hecho, en la mayoría de los textos tradicionales alemanes se refieren a ella como Geist, espíritu.

Perchta proviene sobre todo de la zona lingüística del Oberdeutsch o Alto Alemán Superior. Las tierras altas y regiones montañosas donde se hablan las variedades altogermánicas que comprenden el centro y sur de Alemania así como Luxemburgo, Austria, Liechtenstein y gran parte de Suiza. Esta zona contrasta con las tierras bajas a lo largo de las costas septentrionales donde se hablan las lenguas llamadas Bajo Alemán. Perchta es desconocida en las zonas del alemán medio o bajo, esto es decir, en el norte del país germano.


En esta zona lingüística del Alto Alemán encontramos variantes del nombre: Bercht, Berchta, Perchtica o Sperchta. En ocasiones algunas leyendas sobre las tradiciones del invierno relacionadas con Perchta han sido asimiladas por el cristianismo. Así, por ejemplo, en la zona de Passau (Baja Baviera), Santa Lucía, asumió muchos de los atributos de Perchta.


Imagen de Perchta. Salzburgo

Existen otros nombres adscritos a Perchta dependiendo de la región o época en la historia. Se la conoce principalmente por los nombres de Perchta, Berchte, Berchta, Perahta o Frau Perchta, sobre todo en Antiguo Alto Alemán. En Eslovenia es conocida como Frau Faste, así como en Baden-Württembert o Suiza. Igualmente es conocida en algunas zonas eslovacas como Kvaternica, Pehta o Lady of the Ember days, Dama del transcurrir de los días. Etimológicamente, Ember proviene del anglosajón, ymber, que significa ascua, pero también transcurrir, recorrer en círculo, haciendo una clara alusión a la Rueda del año celta o ciclo anual pagano. Es decir, vemos la asociación de Perchta como Madre de la Tierra o Madre del Mundo que rige el tiempo y el destino. Si bien los diccionarios etimológicos nos indican como traducción correcta de ember una palabra latina, tempora, que podría hacer referencia a las Témporas cristianas, costumbre católica proveniente de un culto pagano, como no podía ser de otra manera. En su origen, el objeto de las témporas era dedicar un tiempo a dar gracias a Dios por los beneficios recibidos de la tierra y a pedirle su bendición sobre las siembras para que produjeran cosechas abundantes.

Las tradiciones asociadas a Perchta comienzan en otoño y encuentran su apogeo en los días del Solsticio de invierno. Ember también son las ascuas que quedan en la lumbre. Quizá esto podría acercarse más al espíritu de Perchta y lo que trae consigo.

Otros nombres que he encontrado son Fronfastenweiber, Posterli, Quatemberca, y Berchtold… Como ya he dicho, en los países de lengua alemana son extensísimas las referencias a Perchta y a las Perchten.

Su nombre tiene igualmente relación con la palabra alemana Berchtentag, que significa epifanía. La palabra epifanía significa manifestación, aparición o revelación. El momento de una visión donde un brujo, un chamán o un mago contempla una visión que está más allá de este mundo. Es decir, volvemos a estar ante una manifestación de lo numinoso desconocido al ser humano.

Según Jacob Grimm y Lotte Motz, Perchta es la equivalente sureña de Holda ya que ambas comparten algunos atributos como “Guardianas de las bestias”, suelen aparecer durante los Doce Días de la Navidad, supervisan el hilado de las niñas y el comportamiento de los niños comprobando si han sido unos haraganes o han trabajado mucho. Si su comportamiento ha sido bueno, entonces les deja una moneda de plata en los zapatos.

Es un espíritu femenino blanco, perteneciente a las que se conocen como Weiβe Frauen, Damas blancas, espíritus benevolentes o elfos provenientes del paganismo germánico y que han llegado hasta nuestros días conocidos como Elfos de la luz. Éstas aparecen descritas como espíritus bellos, criaturas encantadas que gustan de aparecer justo al atardecer. Jacob Grimm las describía como bellas mujeres que peinaban sus cabellos dorados bajo el sol del crepúsculo, que protegían tesoros y guardaban castillos o lugares encantados.



Más allá de esta interpretación adaptada a los gustos del siglo XIX, la tradición de las Weiβe Frauen o Damas Blancas se remonta a tiempos antiquísimos. Eran creencias arraigadas entre la población, la creencia en espíritus ancestrales de la naturaleza, brillantes y resplandecientes que podían ser vistos en ocasiones entre la espesura, que surgían del corazón del bosque, o podían surgir de la nada siempre para traer bendiciones a aquellos que los avistaban. Protección, cosechas abundantes, partos llevados a buen fin, regalos de todo tipo… eran las bendiciones que traían consigo.

Las Damas blancas podrían perfectamente surgir de las creencias en los Disen. Y es curiosa esta asociación ante lo que más tarde veremos como característica principal de Perchta, ya que los Disen, en la mitología nórdica, son espíritus femeninos asociados con el concepto de destino y que pueden ser a la vez benévolos o malvados hacia las personas. Viven dentro de la tierra pero resplandecen como el sol. Igualmente son espíritus asociados a la fertilidad y con el culto a los muertos. Protegen los lugares donde habitan y hacen florecer las cosechas de forma abundante. Pueden encontrarse rigiendo desde una pequeña extensión de tierra a ser el espíritu guardián de un país.

La primera mención escrita de Perchta proviene de principios del siglo XV. En algunas páginas encontradas en el archivo estatal de Munich (Münchner Staatsarchiv) bajo el título de “Superstitio”, escritas por un monje (del cual no he podido encontrar el nombre) y que relatan ciertas cosas sobre la Fraw Percht. El monje se queja de los vicios del pueblo al limpiar las casas y preparar alimento en las duras noches del invierno para la Fraw Perchta. Establece una relación de Perchta con la personificación del sol como un ser divino al que se solicitaba ayuda y protección en periodos de enfermedad.

Esta dama y otras damas que iremos mencionando en el blog, son Señoras del mundo subterráneo, gobernadoras también del cielo y del clima, Señoras del destino que siempre han sido invocadas para atraer protección y bendiciones. Matronas de la fertilidad y de la abundancia.



En aquellos días del medievo la Cristiandad trataba de “colar” a la virgen María sustituyendo cultos paganos a diestro y siniestro. Pero la idea de una entidad etérea, improbable por su naturaleza de madre de un niño y virgen al mismo tiempo, fallecida en tierras y culturas lejanas, no calaba entre aquellas gentes de campo pragmáticas y sencillas. Y es que aquellos pueblos preferían creer en algo que para ellos era real y tangible: el culto a la Madre o a las Madres, dadoras de bendiciones, espíritus brillantes protectores e incluso provocativos que se manifestaban en la quietud, silencio y oscuridad de las largas noches del otoño y el invierno. Así que la creencia en Perchta, un espíritu vivo, estaba profundamente arraigada en las creencias populares, para desesperación de aquel desconocido monje que dejó constancia por escrito sobre las “malas y viciadas” costumbres paganas.

Pero Perchta no solo traía regalos y bendiciones. Perchta, dual, violenta, bondadosa, luminosa, oscura, silenciosa, ruidosa pero nunca civilizada, es un espíritu de gran importancia para la brujería tradicional porque guarda aspectos de profundo significado conocimiento esotérico de la brujería.




Estoy preparando el segundo post a donde entraremos más en detalle en el conocimiento de Perchta. Como siempre, gracias a todos por seguirme y por vuestra paciencia ya que no puedo actualizar el blog todo lo que yo desearía. 

Bibliografía consultada:

  • The night battles: Witchcraft and agrarian cults in the 16th and 17th centuries. Carlo Ginzburg.
  • Kinder und Hausmärchen. Jacob Grimm und Wilhelm Grimm.
  • Frau Percht. Göttin im Exil? Auf der Suche nach der Frau Percht. Ernst Weeber.


domingo, 4 de octubre de 2015

Protégete psíquicamente



En muchas ocasiones, al estar en contacto con una persona o entrar a un determinado lugar, habréis sentido que  os encontráis cansados, molestos, con sensaciones que pueden ir desde la tristeza hasta la ira, un conjunto de emociones y pensamientos que en conjunto podríamos calificar como negativos y sombríos.

Todos podemos atravesar fases como la que acabo de describir pero cuando este tipo de procesos ocurren de forma repentina, obedecen a algo externo a nosotros, es algo que no es nuestro. Acabamos de ser “contaminados” por una energía negativa o bien se nos ha succionado la energía dejándonos exhaustos, en lo que esotéricamente se conoce como “baja vibración”.

Hace ya un tiempo tocamos este tema en el post Los gafes y cómo protegernos de ellos. Dimos algunos pequeños remedios para despejar y limpiar nuestro campo energético ante energías nocivas.

Por otro lado, existe otra amenaza que no por ser invisible es menos real. Se trata de energías que no están en este plano físico por lo que no lo tenemos tan fácil. Estas energías pertenecen a entidades, no siempre benéficas, que están cercanas a nosotros y pueden afectarnos en distinto grado. Es de estas energías y cómo protegernos de ellas sobre lo que vamos a hablar en el post de hoy.

Existen técnicas de protección energética que las personas que nos dedicamos a la brujería debemos conocer si no queremos salir mal parados. Si además te dedicas a la brujería del cerco, es decir, viajas a otras dimensiones, con más razón. Si bien aquí esbozamos ideas, nada mejor que la práctica y llevarte algún susto que otro para aprender qué es lo que debes hacer y lo que no.



Cuando vamos a iniciar el viaje chamánico o simplemente vamos a trabajar el Oficio, has de protegerte. Igualmente si vamos a un lugar donde no hemos estado previamente. Todas las casas y edificios tienen habitantes invisibles relacionados con el lugar. Pueden ser seres benéficos, en cuyo caso notaremos una agradable sensación de bienestar al estar en ese lugar y experimentaremos sentimientos y pensamientos elevados o puede ser todo lo contrario. Como a priori no lo sabemos, a no ser que ya hayas desarrollado un sexto sentido y tengas algunas pistas, es necesario tomar medidas de precaución y protegernos.  

Para ello vamos a construirnos un escudo energético. Este escudo de protección se construye mediante la visualización y la disciplina. (Haré un breve apunte diciendo que la visualización es un ejercicio esotérico que complementa ciertas actividades de la brujería del cerco, pero que en este tipo de brujería no nos basamos en la visualización). Entraremos en un estado tranquilo, bien respirando tres veces profundamente o bien cada uno con la técnica que mejor le facilite una relajación más profunda. Visualizaremos algo que nos eleve la vibración, que nos guste y nos haga sentir bien.

Una vez estemos relajados, hemos de tener claro para qué vamos a construir nuestro escudo. Podemos construirlo antes de salir a la calle o siempre que sintamos que podemos estar en peligro. Así que una vez decidido para qué quieres tu escudo, imaginas una burbuja de un color protector. Igualmente podéis visualizar que os construís una armadura ceñida al cuerpo. Cada uno ha de elegir con cuál de estos dos escudos va a utilizar. La burbuja o círculo te permite crear un espacio de protección entre tú y el medio o bien puedes construirte un escudo a modo de armadura, pegado a tu cuerpo. El círculo es una de las formas geométricas más protectoras que existen. Para hacer tu escudo, enfoca bien la atención en la figura que quieres crear y lleva hasta allí toda la energía. Con el tiempo te será cada vez más fácil crearlo incluso en medio de situaciones de estrés o rodeado de gente. Es solo cuestión de entrenamiento.

Una vez que tengas creado tu escudo, puedes reforzarlo con tres figuras geométricas dependiendo de la necesidad:

Existen dos escudos protectores: el escudo de absorción, que es un escudo con forma de burbuja y el escudo espejo, como una armadura o segunda piel.

Escudo de absorción: absorbe todas las energías que entran en contacto con él. Cuantas más energías traten de entrar, más poderoso se vuelve. Este escudo puede cargarse con demasiada energía por lo que deberemos bajar su intensidad cuando ya haya pasado el peligro.

Escudo espejo: refleja todas las energías que le tocan. La energía, una vez choca con el escudo, sale disparada hacia cualquier dirección y puede golpear a otras personas. Igualmente, deberemos ser cuidadosos y programar bien, mediante la intención, qué queremos hacer con esa energía. Este escudo nos brinda una poderosa protección.  

Es bueno verbalizar la intención por lo que podéis emplear palabras que os ayuden a concretar la funcionalidad del escudo. Frases como “esta luz repele todas las energías negativas que tratan de programar mi mente”. O “esta luz estará conmigo desde ahora mismo en adelante”. Recordad que existen muchos seres al otro lado que viven de nuestra energía, auténticos depredadores y vampiros energéticos que tratan de programar nuestra mente. En casos muy graves pueden inducir a hechos delictivos.

La pesadilla. Johann Heinrich Füssli (1781)


Igualmente, podemos ayudarnos con alguna forma geométrica para reforzar:

El pentagrama. Traza un pentagrama sobre la burbuja o sobre la armadura. Para ello dirige la energía trazándolo con tu mente sobre él. Si te cuesta al principio, puedes ayudarte de la vara mágica. La vara nos ayuda a dirigir la energía al lugar que deseamos. Asimismo, nos permite dibujar las formas que necesitamos. El pentagrama en magia es utilizado para cerrar puertas. Solo permiten que entre una cierta cantidad de energía y que esta circule en una sola dirección.

El triángulo se utiliza para atar y contener energía.

El hexagrama: volver tu escudo impenetrable.

Una vez el peligro ha pasado, puedes “bajar” la energía o destruirlo. Para ello, igualmente, utilizaremos la intención y visualizaremos como el escudo desaparece. Recordad siempre que la energía sigue el pensamiento.

Libro recomendado:
"Autodefensa psíquica", Dion Fortune.