jueves, 23 de junio de 2016

Ritual Noche de San Juan


Como os dije el otro día, hoy os quiero mostrar algunas pequeñas ideas que podéis hacer esta noche, donde la tradición guarda innumerables recetas mágicas para poner en práctica a la luz de las hogueras: 

  • Encender una hoguera justo a las doce de la noche y saltarla para purificarnos. En ella, podemos echar escrito en un papel todo lo que queremos sacar de nuestra vida. Escribid a lápiz.

  • Podéis meter en una bolsita de organza o tela un papel con todas aquellas cosas de las que deseéis sacar de vuestra vida y mezclarlo con las hierbas típicas de esta noche: romero, verbena, hipérico, lavanda y otras hierbas sanjuaneras. Después cerrar la bolsita con una cinta o hilo rojo. Lo echáis a la hoguera y le pedís al espíritu del Sol, del fuego, y a las salamandras que os ayuden a transmutar todo aquello que os daña para que en los meses siguientes lleguen los cambios deseados.

  • Otra tradición, que por supuesto no podemos olvidar, es recolectar hierbas esta noche para nuestros trabajos de magia. Esta noche todo adquiere un poder y una magia especial. Las hadas, bajo las colinas, nos muestran los caminos y la energía serpentina late de un modo inusual. 

  • Astrológicamente hemos entrado en el signo de Cáncer así que es importante que no olvidemos el elemento Agua en nuestros trabajos mágicos. Podemos echar, por ejemplo, pétalos de rosa en un vaso con agua y dejarlo al raso. Mañana, al levantarnos, colamos el agua y la bebemos. También podemos lavarnos la cara con ella. La rosa tiene un increíble poder para atraer el amor a nuestras vidas, belleza y juventud. Cubrid el vaso con alguna tela suave y fina para evitar que entren bichillos. 

  • Si tenéis posibilidad, bañaros esta noche bajo la luz de la luna en lagunas, lagos, ríos y todos aquellos que tengáis la suerte de vivir en la costa, en el mar. Decía Julio Caro Baroja: "Las virtudes del agua de San Juan se consideran tan extraordinarias que no es necesario recurrir a manantiales especiales santificados para aprovecharse de ellas: las aguas del mar, las de los ríos e incluso el rocío de los campos tienen virtudes excepcionales en la noche y en la madrugada de este día". 
¡Feliz Noche de San Juan!




domingo, 19 de junio de 2016

El Solsticio de verano



En brujería tradicional se entiende como ciclo sabático el transcurso del tiempo en un eterno retorno, en una Rueda Anual que gira y gira y que en cada giro elimina algo viejo y genera algo nuevo. La naturaleza refleja este ir y venir estacional. Pasan los años, gira la Rueda del Año y en el mundo y dentro de nosotros mismos, mueren y nacen cosas. A mí me gusta verla como una espiral de luz ascendente. Parece que no avanza, pero en cada giro subimos un grado más. Algo en nosotros ha muerto para dejar crecer algo nuevo. 

Veo en la Rueda del Año un viaje espiritual. La observancia del ciclo anual conecta con nuestro espíritu de una manera totalmente transformadora. Observar los ciclos de la naturaleza nos hace comprender en profundidad, cómo nuestro espíritu y nuestra mente se desprenden una y otra vez de aquello que ya pasó, que ya murió y cómo seguimos un pulso oscilante de ascenso y descenso hasta que generamos algo totalmente nuevo que nos hace recuperar nuestra sabiduría interna y las ganas de vivir. Se caen las hojas de los árboles, llega la oscuridad interna y externa y después de un día señalado del año, comienza a crecer la luz. Llega la germinación de la semilla, de una nueva idea, un nuevo proyecto, una visión más clara de nuestros procesos interiores y una puesta en práctica de lo aprendido. El mundo gira y nosotros también. La naturaleza es un espejo de los procesos del alma.



Alguna vez hemos hablado del Ciclo sabático y la importancia de celebrar los Sabbat. Su importancia es debida a esto que acabo de explicar, pero también a que estas fiestas son momentos muy propicios para la magia, para el contacto con los espíritus pues son momentos de paso, umbrales que nos permiten pasar de un espacio y de un tiempo a otro si son usados con sabiduría.

Si bien en brujería tradicional se suelen observar cuatro fiestas principales: Samhain o Halloween (31 de octubre), Candlemass o Imbolc (1 de febrero), Walpurgis o Beltane (1 mayo), Lammas o Lughnasadh (1 agosto), no podemos obviar ciertas fechas que marcan momentos importantes en el calendario: los solsticios y los equinoccios. Celebrarlas o no depende de cada uno. A mí me gusta tenerlas en cuenta también. Si bien celebro los cuatro grandes Sabbats, me suele gustar celebrar tanto el Solsticio de invierno como el de verano, por marcar ambos la división entre la mitad luminosa y la mitad oscura del año. Estas cuatro fiestas que vienen marcadas por circunstancias astronómicas son Mabon (21 de septiembre. Equinoccio de otoño), Yule (21 de diciembre. Solsticio de invierno), Ostara (21 de marzo. Equinoccio de primavera), Litha (21 de junio. Solsticio de verano). En el hemisferio sur las fechas varían, como ya sabéis.



El próximo día 21 llega el solsticio de verano al hemisferio norte, exactamente a las 00:34h (hora peninsular). La noche más corta y el día más largo del año. Momento de suma importancia pues entramos en la Mitad Oscura del año. A partir del día 21, imperceptiblemente al principio, los días irán haciéndose más cortos y las noches más largas. Llega de forma lenta y pausada el adormecimiento cíclico de la naturaleza después de estos meses de actividad y bullicio.

Pero todavía es pronto para la introspección. Habrán de pasar muchos días hasta que notemos de forma clara y ostensible que las noches son mucho más largas que los días. Todavía estamos respirando el bullicio de la primavera y nos queda todo el verano para celebrar muchas cosas, principalmente abundancia y diversión.


La semana que viene llega el Solsticio de verano y también la famosa Noche de San Juan el 24 de junio, llamada así por otro intento más de cristianizar lo pagano. Este año sucede algo muy especial y es que coincide que en esta noche tan mágica hay luna llena así que recordad que la magia se potencia aún más. 

En el Solsticio de verano se encienden hogueras en todo el territorio. Son las fiestas de purificación con el fuego.

Encendemos hogueras para transmitirle al Sol fuerza para que siga brillando. Encendemos hogueras para purificarnos y limpiarnos al saltar sobre ellas. Bajo las colinas danzan alegres las hadas y sobre los árboles, sus luces son vistas por aquellos que saben mirar. Se van los miedos, la Tierra nos colma de abundancia y celebramos, bailamos, comemos y amamos. Pedimos protección y calor para el año. Los encantamientos se perfilan poderosos, el dios de las brujas danza en el prado y la luna resplandece inmensa en el cielo. Bajo las estrellas alguien descubre el misterio del mundo.

¡El próximo martes os daré algunas ideas y recetas para celebrar el Solsticio!




jueves, 2 de junio de 2016

Próxima Exposición "Invocaciones-Advocaciones"


Tengo la satisfacción de anunciaros que el sábado 10 de junio se inaugura en el Palacio de la Audiencia de Soria la exposición de escultura Invocaciones-Advocaciones de un gran amigo mío, Antonio Ruiz Vega, escritor, periodista y fotógrafo soriano que ha escrito interesantes libros y artículos sobre muy diversos temas, pues como todo sabio, domina muy variadas y diferentes materias. Una de ellas, que es la que nos ocupa, el paganismo.

Antonio ha estado creando estas maravillosas esculturas desde hace unos años, recogiendo el espíritu de aquellos tiempos primigenios de la península ibérica muy anteriores al cristianismo. Aquí veremos los dioses y espíritus paganos que en aquellos días corrían libres por los campos de nuestra tierra.

Son muchas las noches memorables y queridas en las que Antonio y algunos amigos hemos estado, rememorando a la luz del fuego y al calor de unos buenos licores, aquellos tiempos paganos y alegres en los que el pálido Galileo aún no  había vuelto gris el mundo, como dijo Swimburne. 

¡Enhorabuena Antonio y te deseo todo el éxito del mundo!


(...) "Lo mismo que pasó en Euskalerría sucedió en todos los pueblos europeos, que tuvieron que renunciar a sus creencias politeístas para abrazar la nueva revelación mosáica. La destrucción de nuestro espíritu e identidad no fue fácil ni incruenta. Todavía en el 782 Carlomagno hizo crucificar a 4500 sajones que se negaban a ser bautizados. Una avenida de monolitos recuerda su gesta en el bosque de Verden. Dicen que el río Aller bajó tinto en sangre durante días...

La persecución no terminó entonces, lo mismo que no acabó nuestra fidelidad a los antiguos dioses, que a menudo tenían que enmascararse bajo formas cristianas, ni terminaron los ritos y tradiciones que siguieron celebrándose aunque de forma clandestina. A esto le llamaron superstición y brujería y la persiguieron con la tortura y el fuego.

Nuestros antepasados no creían en la eternidad, algo que repugna a la lógica, pero sí en el eterno retorno. Los dioses, es cierto, podían morir, pero no completamente. Mediante determinadas ceremonias y sacrificios, los viejos dioses revivían. Como la naturaleza hace todos los años.

Estas invocaciones a las antiguas potencias se calificaron de pacto con el Demonio, cuando lo cierto es que los demonios de una religión son siempre los dioses de su predecesora.

Después de casi dos mil años de dominio papista, los dioses ancestrales comenzaron a revivir..."

Antonio Ruiz Vega



Como escribió Vicente Risco:

"Se los confina en despoblado. Por eso los seres mitológicos pueden reaparecer cuando un hombre se pierde en la floresta, cuando el caminante solitario escala las cumbres de las sierras o cuando atraviesa campos de ruinas abandonadas. Reaparecen en las sepulturas de los lugares en que hubo cultos primitivos, en las piedras milenarias, bajo las arboledas sombrías y temerosas"

"Ningún misterio se descifra y, por ello, es fuente perenne de luz y de poder. Su sentido es, al mismo tiempo, patente y arcano, evidente para la consciencia interior, y se realiza por sí mismo. En esto consiste su virtud. El acto por el que se pone en acción la virtud del misterio es el rito".

domingo, 29 de mayo de 2016

Descubierta una sorprendente capacidad de los cuervos


Según un reciente estudio sobre el comportamiento de los cuervos, se demuestra que estas aves poseen lo que la ciencia ortodoxa llama “Teoría de la mente”, es decir, una capacidad innata de entender lo que otros seres vivos tienen en mente, así como de interpretar pensamientos e intenciones a otros.

El cuervo, ave negra que acompaña siempre a las brujas, mensajero del inframundo, ser cambiante, símbolo de iniciación y animal protector de las brujas. Ave inteligentísima acompañante del séquito de Hécate y de otras Damas de la noche. Los brujos siempre hemos sido asistidos por determinados animales que podríamos llamar afines. Hace un tiempo escribimos un post sobre los mágicos cuervos: Los cuervos, animales de buen augurio.

En brujería se trabaja con un animal familiar recurriendo a una determinada especie debido a su fuerza y habilidades. Un familiar también puede actuar como un guía del inframundo y actuar como asistente en la curación y en la magia.

El término familiar también se aplica en ocasiones a los animales que acompañan habitualmente a una bruja: un gato, un cuervo, un perro, etc.

El cuervo es sabio y enseña de forma particular intrincados sistemas mágicos. Se dice que si un cuervo te ronda o que donde vayas te reciben cuervos podría significar que tienes el potencial de ser un gran brujo. Se dice también que suelen aparecerse a personas que ya llevan tiempo practicando el Arte y que han hecho importantes progresos en el Oficio. Quizá porque la conciencia del brujo ha de trabajar mucho para elevarse y estar a la altura de decodificar su misterioso lenguaje.


Siempre han sabido hablar un lenguaje espiritual que a los brujos nos ha permitido discernir, descubrir y hacer brujería a ciertos niveles.

Como es Arriba, es Abajo. Este principio hermético es una llave, una puerta a ese conocimiento oculto que subyace detrás de todo lo visible. La Ley no escrita pero que habla y se manifiesta a través de todas sus criaturas. Los cuervos esconden la comida, pero esconden y conocen secretos e intenciones de otras personas que son transmitidas al brujo a través del lenguaje secreto del mundo.

Nuevos descubrimientos, publicados en la revista NatureCommunications, demuestran el grado de sofisticación que poseen los cuervos.

Digamos que la característica principal de la cognición humana es la teoría de la mente, a la cual nos acabamos de referir. El ser humano aprende el lenguaje, construye instituciones políticas, desarrolla las artes y la cultura. Muchos filósofos y biólogos consideran que nuestra habilidad de ver las cosas a través de los ojos de otras personas es lo que nos hace humanos.

Los cuervos comen casi cualquier cosa aunque especialmente carne. Cuando un grupo de cuervos ve una carroña y han comido hasta saciarse, guardan algunos trozos en sus buches y después se marchan a enterrar los trozos en lugares ocultos para su ingesta posterior. Es un juego de competición como el conocido juego del escondite donde se espían entre ellos para ver donde los demás entierran la comida y luego birlársela.

Además utilizan todo tipo de estrategias para alejar a sus competidores: por ejemplo, enterrar la caza tan rápido como les sea posible, enterrarla detrás de algún tipo de barrera u obstáculo para no ser vistos y después evitar el lugar de enterramiento para no llamar la atención a los otros sobre el lugar donde han enterrado su preciado tesoro. En otras ocasiones, disimulan pretendiendo hacer un hoyo para que los demás los vean pero sin embargo guardan la comida en su buche esperando encontrar un lugar más seguro para enterrarlo.

Podéis leer el estudio con detenimiento en este link…

Este equipo de científicos llega a la conclusión de que los cuervos comparten la capacidad humana del pensamiento abstracto sobre otras mentes, siendo capaces de adaptar su comportamiento mediante la asignación de sus propias percepciones a los demás.


La civilización occidental cortó hace ya muchos siglos su conexión sagrada con la Madre Tierra, con la Diosa y todos los seres que la habitan. Es triste que los científicos lleguen a las mismas conclusiones que llegaron nuestros ancestros sin tener que recurrir a los fríos y desangelados experimentos científicos. Pero me he querido hacer eco de como la ciencia ortodoxa, al final, llega a la misma verdad. Y es que el saber popular siempre esconde un conocimiento oculto que apela a nuestra alma y la conecta con el alma del mundo despertando una dimensión silenciosa y llena de conocimiento inimaginable.  



domingo, 15 de mayo de 2016

El Lenguaje de las Llamas II



Paracelso afirmaba en su libro Philosophia Oculta: “Las salamandras se han visto con la forma de bolas de fuego, o lenguas de fuego, corriendo por los campos o mirando en las casas”. Se creía que eran como lagartos o culebrillas que ciertas personas podían ver saltando entre las llamas de un buen fuego.

Los egipcios, caldeos y persas, en ocasiones, confundían a los espíritus del fuego con dioses debido a su radiante esplendor e inmenso poder. Los griegos, siguiendo el ejemplo de culturas anteriores, deificaron a las salamandras encendiendo fuegos perpetuos en su honor.

Conectar con los elementales del fuego es fundamental para conectar con este poderoso elemento y aprender a interpretar su sabio, certero y mágico lenguaje.

Cada llama contiene el espíritu de un elemental del fuego. Siempre que haya fuego o calor, hay salamandras. Os invito a que contactéis con ellas y observéis qué tienen que deciros. Ellas son fuego y el fuego siempre nos indica un cambio. La magia siempre busca transmutar una situación en otra. Su brillo es el brillo de tu mente.



En otro post que escribí hace tiempo, El lenguaje de las llamas, dedicamos una introducción al lenguaje oculto de las velas. Os invito a su lectura. Allí hablábamos de la fascinante magia de las velas. Una magia sencilla, a nuestro alcance y, precisamente debido a su sencillez, muy eficaz y poderosa.

Hoy vamos a seguir hablando de la magia de las velas y su curioso lenguaje. Como os dije en aquella ocasión, las velas siempre nos responden. Los movimientos de las llamas nunca obedecen a la casualidad. Comprender esto es muy importante en magia pues como algunos ya sabréis, nunca existe nada por casualidad, sino por causalidad. Todo, absolutamente todo, obedece a una causa. Así que los movimientos de las llamas y el comportamiento de la vela os estarán dando una información valiosísima sobre el ritual o hechizo que estáis elaborando:

Llama que se inclina hacia la derecha. Pronto recibiremos buenas noticias respecto al asunto por el que preguntamos. Nos indica que el hechizo se va a resolver de forma favorable y positiva.

Llama que se inclina hacia la izquierda. Nos indicaría todo lo contrario. Es posible que las cosas no resulten como pretendemos. Solución negativa y poco favorable.

Llama normal: una vela que se quema de forma regular, con una llama normal tirando a alta y que no llora nos indica que todo el proceso va a salir bien, tal como lo hemos previsto y trabajado.

Llama con aura: si la llama de la vela tiene a su alrededor un aura especialmente dorada, nos puede indicar un gran éxito pero además una presencia espiritual muy fuerte, bien sea de seres espirituales afines o de algún difunto que nos protege u otro ser luminoso y protector que nos guía desde el otro lado. Es muy buena señal, buena fortuna, éxito y protección.

Vela a la que le cuesta prender. Puede indicar que el espacio espiritual en el que estás trabajando está sucio o cargado de mala energía. O también indicar que no estás muy concentrado.



Punta del pabilo brillante. Mucha suerte y éxito.

Vela que se quema despacio: es un mal augurio. Una llama débil o pequeña nos indica varias cosas que apuntan a que lo que estamos trabajando va a encontrar fuertes resistencias, obstáculos y dificultades y existe mucha probabilidad de que no salga bien. Puede indicar que quizá no sea el momento adecuado para hacer el hechizo. Siempre podemos intentarlo en otro momento y, desde luego plantearnos que sería mejor elaborar otro ritual diferente y más potente o hacer una profunda limpieza de las energías relacionadas con el asunto que trabajamos.

Vela que llora mucho. Hay dificultades para tener el éxito deseado así como mucha carga emocional mal canalizada. Aquí hemos de tener en cuenta la forma de las lágrimas y sugiero que nos dejemos llevar por la intuición. Observar la vela y sentir qué nos quieren decir sus formas. Una pequeña pista para empezar es que si la cera que cae tiene formas regulares es algo más positivo y si la vela deja formas variadas e irregulares, sobre todo en forma de punta, debemos tener precaución. Es una advertencia. En ocasiones, forman figuras totalmente reconocibles que nos ayudan a mucho a interpretar la información que nos dan.

Llama pequeña y que chisporrotea: cuando nos encontramos con una vela que tiene una llama pequeña y poco potente pero además chisporrotea y llora mucho, tenemos una prueba de que hay alguien trabajando contra nosotros. Prueba de que están haciéndonos brujería.

La vela se quema rápido: es muy buen augurio. Una señal clara de que lo que hemos pedido se va a dar sin demasiados obstáculos, de forma fluida. Si la vela la hemos encendido para magia defensiva, nos está diciendo simple y llanamente que la persona que nos ha hecho mal está recibiendo de vuelta lo que es suyo.

Elevación repentina de la llama. Buen augurio. Buena suerte, prosperidad, consecución de proyectos... Es una respuesta a que el hechizo va a tener gran éxito.

Elevación repentina e inmediato descenso de la llama. Advertencia a tener en cuenta pues nos avisa de situaciones delicadas, altibajos extremos y en definitiva, que surgirán problemas.

Si la llama se apaga es una mala señal. Significa que algo no saldrá e incluso puede indicar mala suerte. Yo en este caso recomiendo lo mismo que cuando la vela se quema despacio. Que diseñemos otro ritual, que elijamos otro momento y desde luego, que desechemos la vela y usemos una nueva. No es bueno usar la misma vela de nuevo aunque esté entera.

Humo. Nos indica que se están quemando las malas energías y que se está entrando en un periodo de limpieza y purificación.



He escrito estas pequeñas indicaciones basándome en mi propia experiencia ya que el mundo de la magia con velas es fascinante y complejo.  Aprenderlo es cuestión de tiempo y práctica. Incluso algunas de estas “reglas” podrán variar de persona a persona ya que cada uno aprende un propio lenguaje de símbolos para comunicarse con los numerosos reinos espirituales. Os invito a que practiquéis con pequeñas preguntas y busquéis vuestro propio lenguaje de comunicación con las salamandras.



domingo, 27 de marzo de 2016

Magia en las Distintas Fases de la Luna Menguante


Hace un tiempo hicimos un post sobre la magia que se realiza en Luna Menguante llamado Los Secretos de la Luna Menguante. Y resumiendo mucho, explicábamos que en la fase de Luna Menguante hacemos trabajos para alejar, desterrar, disminuir y magia defensiva.

Pero si sois personas que acostumbráis a mirar al cielo, y estoy segurísima de que así es porque si no, no estaríais leyendo este blog, observaréis que a lo largo de toda la fase menguante, la luna pasa por diversos tamaños. Si bien en general la magia que realizamos en menguante es la que expliqué en el post al que os he hecho referencia, sí podemos tener en cuenta la mayor o menor luminosidad de la luna para reforzar en mayor o menor grado nuestros conjuros, hechizos y trabajos mágicos en general. Pero quiero recalcar que el tipo de magia que hacemos es de alejar y desprendernos de todo aquello que ya no nos sirve.



Nada más pasar la luna llena, pasamos a la fase llamada Gibosa menguante:



De 3 a 7 días después de la luna llena. La luna presenta todavía una gran parte luminosa parecida a una joroba, por eso recibe el nombre de gibosa, pero ya apreciamos como su luz comienza a menguar. A medida que la luna se acerca a su fase oscura, su potencia decreciente crece. Así, mientras va pasando por las fases de gibosa menguante, cuarto menguante y luna menguante, se vuelve más poderosa al decrecer energías. Para rituales que no requieren de mucha fuerza, la fase de gibosa menguante es más apropiada porque no requiere de mucha energía para tener éxito. Es un tiempo de reposo, donde se recomienda el descanso y es momento de meditar pues nos acercamos a la Luna Oscura, para nuestro encuentro con Hékate, con la Madre Anciana.

Es tiempo de practicar magia que tiene que ver con arreglar conflictos familiares, con amistades, terminar relaciones que nos perjudican, dejar a un lado viejas formas de pensar, tomar decisiones y agradecimiento por lo obtenido y logrado en fases lunares anteriores.

La luna es visible durante gran parte de la noche y comienzo de la mañana.


Cuarto Menguante


De 7 a 10 días después de la luna llena. La luna aparece en el cielo a media noche y se oculta a mediodía.

Momento de cerrar temas pendientes, terminar cosas que ya no deseamos en nuestra vida. Es un momento de equilibrio. Las energías se mantienen entre la luz y la oscuridad por lo que meditaremos sobre qué deseamos para el siguiente aspecto de la luna, su fase de luna menguante. Es una época perfecta para cerrar temas pendientes, todo aquello que nos cuesta concluir. Por ejemplo hacer un hechizo para que un asunto legal que se ha prolongado en el tiempo termine. Es un momento de pensar en proyectos nuevos, pero ¡ojo! no para empezarlos todavía. Eso lo dejamos para la luna creciente.

Es un tiempo muy adecuado para hacer mudanzas. Igualmente, todo lo que cortemos en esta fase crecerá con más fuerza.

La luna aparece en el cielo a medianoche, alcanza su cénit a las 6 de la mañana y se oculta a medio día. Esta fase lunar corresponde al periodo de días durante el cual es posible observar la luna en el cielo durante las horas de la mañana.


Luna Menguante


Rituales para desterrar y terminar lo que ya no deseamos en nuestra vida. Hablamos de una magia mucho más fuerte y poderosa, por ejemplo librarte de personas que quieren hacerte mal o defendernos de brujerías, para sanación (echar la enfermedad) y todo aquello que se resiste a marcharse y que no deseamos más. Son rituales que llevan mucha más fuerza, energía y poder porque esta fase está más próxima a la luna nueva y porta consigo una gran parte de su energía de disminución y decrecimiento, precisamente las energías que necesitamos para cortar o deshacer lo que ya no sirve.

Limpiezas energéticas de personas, de casas, de negocios, oficinas... Rituales para destierro, eliminación de problemas financieros, relaciones tóxicas, para sanación, superación, vender propiedades, ruptura de maldiciones o hacerlas, magia defensiva, quitar mal de ojo, devolver el daño…

En esta fase, la luna menguante tiene la apariencia de una pequeña guadaña. Como nada es por casualidad, y teniendo en cuenta la gran importancia para la magia de las ondas de forma, cortaremos o segaremos todo aquello que ya no nos sirve.

La luna menguante aparece en el cielo en las horas de la madrugada, hacia el este y es visible de mañana.


Recomiendo que miréis el cielo pues siempre guarda grandes sorpresas pero si está nublado existen apps para smart phones muy interesantes que nos permiten saber en qué fase precisa estamos, sobre todo para esos largos días nublados de invierno. Yo os recomiendo ésta: Fases de la Luna, de Universe Today. 

Es una aplicación que utiliza la simulación de la superficie lunar creada por la NASA Lunar Reconnaissance Mission y está disponible para Android y iPhone. 



* Pido disculpas a todas las personas que me escriben y a las que lamentablemente no puedo responder por falta de tiempo y recursos humanos. Os invito a que si queréis preguntarme algo lo hagáis como comentario en los posts donde responderé preguntas generales que puedan traer información valiosa para todos los lectores del blog. Muchas gracias a todos.


viernes, 25 de marzo de 2016

¡Feliz Primavera!

Os deseo unos felices y tranquilos días de comienzo de primavera con una ilustración de la maravillosa Wendy Andrew.


http://www.paintingdreams.co.uk/

La liebre es un animal íntimamente asociado a la brujería. En silencio,  recorren el campo mirando hacia la luna. De repente se paran y quietas se yerguen sobre sus dos patas para contemplarla... La gente sabe que las liebres son brujas que han cambiado de forma para pasar desapercibidas.